Publicaciones

ANDREA SERNA LA MUJER QUE NO SE CONFORMA CON POCO

La reina de los directos en Tv habló con Elenco sobre su vida privada y con toda su honestidad confesó que no les teme a los años. Ahora además del canal internacional NTN24, de RCN, está junto al ex- presidente Francisco “Pacho” Santos, en las mañanas de RCN la radio, poniendo ese toque que les encanta a sus seguidores.

Cada palabra de Andrea suena contundente, como si estuviera en vivo delante de una cámara de tv o de un micrófono dentro de una cabina de radio. Bueno, pero también sabe cuando callar o cuando hacerle el quite a una pregunta insidiosa. En el fondo tiene la práctica de 12 años en los medios. No solo como una bella presentadora sino también como las más juiciosas de las periodistas, aunque, curiosamente esa no es la profesión que escogió cuando entró a la universidad por primera vez ( iba a ser economista).

A ella le pasa lo que les sucede a algunas estrellas cuando saben que llegaron a su estado ideal: a las fotos de Elenco llegó sin manager, si jefe de prensa, sin asistente, su única ayuda es tu teléfono, desde el que chatea con sus compañeros de trabajo, envía sus reportes a Twitter y lee noticias. No necesita nada mas. Sabe muy bien a que tipo de cosas jugar y a cuales no, y para eso no necesita intermediarios. Para decirle al fotógrafo que tenga cuidado con mostrar mas de la cuenta no tiene que mandar a nadie. No requiere a nadie para advertir que de su noviazgo con Juan Manuel Barraza ( hermano de la presentadora Maria José Barraza), prefiere no hablar y que por eso escondió la tarjeta del inmenso ramo de rosas que él le regaló por su primer aniversario, para evitar que los de Elenco preguntaran mas de la cuenta durante la conversación en la sala de su casa, en el norte de Bogotá.

Pero también hay que tener cuidado, pues esas determinaciones podrían hacer pensar a mas de uno que se está frente a una mujer radical, de espíritu impenetrable; y tampoco es así: “He cambiado mucho, han pasado los años. Soy tía, tengo unos sobrinos hermosos que le despiertan a uno mucha ternura. Sé que he cambiado mucho y en ese aspecto soy diferente. Encontré la forma de expresar cariño”.

Muchas cosas han cambiado en la vida de esta caleña desde aquella vez en que, trabajando para una disquera, le pidieron que hiciera un casting: ” Allá conocí a Álvaro García, quien trabajaba en ese momento para la revista Cromos”. Él fue quien un día me dijo, “Creo que en serio deberías dedicarte a trabajar en TV “. Eso ni ella misma se lo creía: “Mi mamá dice que cuando estaba chiquita, yo posaba y ponía la mano en la cintura, pero nada mas. Ni era buena para salir a hablar en el colegio, he sido líder pero no era la mejor para salir a enfrentarme a un público”. Sin embargo, gracias a su disciplina y a ese ritmo de trabajo que deja sorprendidos a muchos terminó haciéndolo. Quizá fue por eso, por el acelere, que no pensó mucho en el compromiso que estaba aceptando, para ella se trataba de una nueva entrada, una nueva ocupación entre las que ya tenía: “Simplemente fui porque me pareció de Álvaro un gran detalle y quería cumplir con una cita, pero realmente en ese instante, que fue hace 14 años, lo veía como algo informal, como un trabajo adicional. Nunca pensé que iba a crecer de esa manera”.

De ahí en adelante se tuvo que olvidar incluso de su trabajo en la disquera, pues poco a poco Andrea fue dando muestras de un talento innato para el oficio. A las pocas semanas le pidieron que no solo presentara sino que también hiciera reportería y hasta propusiera el contenido de la sección. Al final, con la llegada de los canales privados, terminó ganando los castings en los dos lados, pero se quedó con el equipo que había trabajado desde el principio, con RCN.

Con eso, con ser la consentida y la favorita para presentar, cualquiera se hubiera conformado, pero ella no. Sabía que en el fondo podría hacer nuevas cosas, hasta que encontró su otro gran potencial: “Estábamos en Cartagena, en una transmisión del reinado, y dijeron “vamos a hacer una parte pregrabada y otra en directo, lancemos a Andrea”. Entonces me daban los pasos y yo hablaba de lo que estaban haciendo las reinas. Vieron que lo hacía bien y empezaron a ponerme mas y mas notas en directo. Se me abrieron muchas posibilidades, empecé a hacer todos los cubrimientos en vivo de noticias RCN, hacía Miss Universo, las ferias de moda. Eso me dio un perfil diferente, que marcaba la diferencia”.

Esa, la Andrea en vivo, con su ritmo desenfrenado, llegó lejos. Se convirtió en la anfitriona que todos querían tener y consiguió que la gente la identificara como la nueva reina de la improvisación, la mujer a la que ninguna transmisión le quedaba grande. Era una de las reinas del rating, aunque ella se empeña en asegurar que esa palabra nunca ha sido su dolor de cabeza: “Yo vivía en función del rating, no por algo personal sino porque estaba como líder de un equipo. De hecho, con cada Factor X siento una necesidad por saber como se comportó la curva. Pero lo hago por ver como funciona el producto en el que yo estoy incluida y no por saber si yo marco o no”.

Claro que marca! Y no solo marcan sus programas en televisión, también marca el programa que presentó en radio hasta hace unos días y marcan cientos de oyentes que a diario quieren hablar con ella. Los mismos que la han acogido, a través de la radio o la TV, como un miembro mas de su familia : “Para mi es fundamental que el televidente, note que la presentadora está preparada para hablar mas de los temas, para hablar sin telepronter”. El poder se siente y ella sabe como encontrarlo: “Todos los días después del noticiero, subía siempre a ver completamente la emisión, hacía lo mismo con las galas de El Factor X. Cuando me equivoco, así sea por una cosa pequeña, duermo mal y me levanto con ganas de hacerlo otra vez pero de manera impecable”.

Andrea es consiente de que la perfección no existe, por eso cree en el valor de la palabra “ideal”. Lo ideal se puede conseguir, encontrar…incluso el amor. Hace unas semanas cumplió un año junto a Juan Manuel Barraza, hermano de la también presentadora María José Barraza: ” Es una gran persona y sobre todo un miembro de familia espectacular y para mi eso es muy importante, porque vengo de una familia unida. La admiración que tengo como ser humano por él es lo que hace que yo esté absolutamente enamorada”. Eso si, por ahora ninguno de los dos piensa en matrimonio, solo en disfrutar el momento por el que pasan. Así es Andrea Serna, la conductora que logró sacarse de la etiqueta de la presentadora de farándula para hacer de las suyas. La misma que responde de manera categórica que ” Aunque han pasado 12 años desde aquella primera vez, este es el momento de recoger. Para mi, este , el de ahora! es el mejor momento”.

Fuente: Revista Elenco



Facebook

Twitter

Instagram